ARTÍCULOS, MÁS O MENOS


 

 

NO SOY UN ARTICULISTA

(Ya sabéis, como aquellos decimonónicos que decían “Señores, yo no soy orador” y se marcaban luego un discurso de dos horas soporíferas)
Lo cierto es que nunca he sido un articulista como tal. Sí que he escrito bastantes páginas de las que apenas conservo unas cuantas. Lo demás estará por ahí, repartido en pequeñas revistas, programas... ¡vete a saber!

MI POCO DE NEGRITUD

En alguna ocasión escribí pequeños textos que firmaron otros (autoridades, digo) es decir que hice un poco de ‘negro’. También algún discursillo y hasta un pregón de fiestas para la famosilla de moda.
Pero eso es habitual y no tiene más importancia, casi siempre fue la amistad o cuestiones laborales las que me hicieron condescender a dicha práctica.

ME GUSTA EL BUEN HUMOR

Destacaría, no por importantes sino por curiosas, algunas de las cosas que suelo escribir para la revista El Mirador, de la Asociación de Escritores y Artistas españoles y que titulo siempre “Un momento, por favor”. ¿Por qué? Porque son de tipo humorístico: un intento de tomarse un poco a broma lo que escritores y artistas se toman tan en serio: su obra, su oficio, su profesión. Casi todos esos artículos están repletos de frases ajenas, famosas, poemas de otros... Yo hice poco más que coleccionarlo todo.
Lo cierto es que en las revistas literarias o artísticas no suele haber espacios de humor. Eso demuestra una infatuación excesiva y absurda. El humor —el buen humor— mejora casi cualquier cosa, da dimensión humana a la creatividad, nos pone a todos un poco más en nuestro sitio, es decir fuera de la peana y el estrado, a pie de calle, capaces de sonreír frente al espejo.
Además, me gusta afirmar, aunque los filólogos me cuestionen, que “humor es lo contrario de aburrido, no de serio”

PRESENTACIONES

Lo que sí he hecho, más que muchísimos colegas, es presentaciones (de autores, libros, etc.) Son varios cientos a estas alturas.
Muchos conocidos generosos me preguntan con frecuencia que cuándo las voy a publicar. Parece que les interesan o divierten. Quiero decir aquí lo que les comento siempre. Mis presentaciones son notas, confeccionadas para ser dichas a mi manera (ni mejor ni peor que la de cualquiera, sencillamente mía) y puestas sobre el papel requerirían una reelaboración, perderían las numerosas improvisaciones que intercalo y, a lo peor, me procuraban algún disgusto porque muchas veces “se me calienta la boca”.
Tal vez con el tiempo haga algo con ese abundante material pero por el momento me resisto.

ALGÚN DÍA ME ORGANIZARÉ, O NO

Como he dicho, tengo escritas páginas en otras revistas y lugares. Iré incorporándolas a esta página poco a poco... ¡si las encuentro! Si no, pues mira, eso que os habréis ahorrado.